Hoy se celebra el 40º Aniversario de la llegada del hombre a la Luna, nuestro satélite natural que nos acompaña desde hace cientos de miles de millones de años.

Y mientras los astronautas del Apollo 11 tienen la opinión de que el viaje a la Luna no fue tan interesante como lo sería un viaje a Marte, muchos otros piensan que este viaje nunca fue realizado.

Bill Kaysing, es considerado el padre de la teoría del fraude lunar, desde que publicó su libro “Nunca fuimos a la Luna” (1974), el sostiene entre otras cosas las siguientes inconsistencias:

  • El cielo sin estrellas y las sombras convergentes que se perciben en algunas fotos de las misiones.
  • El flamear de la bandera estadounidense en un ambiente en que no hay atmósfera y en que no corre viento.
  • La falta de cráter tras el alunizaje del módulo espacial.
  • La huella perfecta de Neil Armstrong en el polvo seco de la Luna.
  • Además se preguntan por qué ningún hombre ha vuelto a pisar la Luna desde 1972.

Otro de los argumentos de esta teoría habla de la doble sombra, se supone que al caminar los astronautas debían proyectar solo una sombra, la del Sol. Se percibe, sin embargo, una doble sombra, que según los detractores corresponde a los reflectores montados en el escenario.

Varios expertos, entre quienes destacan Phil Plait y James Oberg, han rebatido con minuciosidad cada una de las acusaciones de timo, por ejemplo en el caso de la doble sombra han indicado que se trata de reflejos, pues la Luna está compuesta mayoritariamente por selenio, elemento químico muy brillante y que genera la sombra adicional.

Los defensores indican que no es necesario regresar a la Luna pues en ella no hay petróleo, oro, agua o recursos que puedan ser útiles para nuestro planeta.

Bueno el hombre llegó a la Luna, ya sea que este haya sido mediante un alunizaje o mediante una alucinación, pero las miras ahora están en otro lugar más lejano: Marte.

También Lee:
Revive la “Llegada del Hombre a la Luna”

Anuncios