Dicen que no hay sin suerte, pues esto se aplica mucho a estos personajes que aunque nunca pensaron qué le deparaba el destino, ellos lograron obtener la fortuna que les dió la casualidad.

La mayoría de estos casos son bastante idénticos a mi parecer, pues ellos se asemejan en que estaban buscando entre cosas viejas o compraron alguna baratija y esta en realidad resultaba ser un gran tesoro.

1.- Una fortuna por 4 dólares
Un hombre que no fue identificado, compro una pintura por 4 dólares en un mercado en Adamstown, porque estaba interesado en su marco, cuando llegó a su casa y sacó la pintura, encontró una de las 500 copias originales de la Declaración de la Independencia de los Estados Unidos, fue impresa el 4 de julio de 1776, es una de las 24 copias conocidas de la Declaración. Donald J. Scheer presidente de Visual Equities se la compró por US$ 2’420,000 millones en la subasta Sotheby’s.

2.- Todo gracias al béisbol
Bernice Gallego, una mujer de 72 años de edad que reside en California, Estados Unidos, encontró una tarjeta de béisbol del primer equipo profesional de los Estados Unidos, en el sótano de su casa; la imagen tiene 140 años de vida y la vendió en una subasta por más de 75,000 dólares.

3.- El contratista que encontró US$ 182,000 en un baño
El contratista Bob Kitts de Cleveland, Ohio (EE.UU.) , encontró 182,000 dólares escondidos en unas cajas de metal en la pared de un baño debajo de un botiquín mientras lo arreglaba

4.- Encuentra un Pollock y paga 5 dólares por él
En 1990, Teri Horton, un camionero retirado que amaba a las tiendas de segunda mano, entró a una ubicada en California; y observó lo que en ella se encontraba cuando se topó con una obra de arte que nadie parecía querer. Ofreció 5 dólares por ella. Al salir del almacén se encontró a un profesor de arte, quien le informó que se encontraba frente a una pintura original de Jackson Pollock, un artista considerado como el maestro del expresionismo abstracto. Hoy en día esta pintura está valuada en 50 millones de dólares

5.- El tesoro de la casa abandonada
Jeff Bidelman, un coleccionista de rarezas estaba realizando trabajos de limpieza en una casa que estuvo abandonada por 20 años, cuando se derrumbó una parte del primer piso, cayeron varias monedas de oro sobre él. Se estima que el valor real de las piezas podría ser de 200,000 dólares

6.- Estaba escondido en un sofá camá
Un joven estudiante alemán compró un sofá cama por US$ 215 en un mercado de pulgas, cuando llegó a su casa encontró bajo el tapiz el óleo “Preparación para escapar a Egipto” una obra pintada entre 1605 y 1620. Posteriormente fue subastada en US$ 27,630. La identidad del estudiante no fue revelado.

7.- Pensó que sólo valía 30 dólares
Un empleado de una ferretería gastó 30 dólares en comprar algunas piezas de muebles usados y una vieja pintura con la imagen de unas flores. Llegó a su casa y colgó el cuadro estratégicamente para cubrir un agujero en la pared. Años más tarde estaba jugando Masterpiece, un pasatiempo que simula la organización de una subasta de arte. Para su sorpresa, una de las cartas en el juego mostraba una pintura de flores que se parecía mucho a la que tenía colgada en la pared. La examinó y se dio cuenta que poseía una obra original de Martin Johnson Heade, artista estadounidense y famoso por plasmar paisajes y arreglos florales. El hombre solicitó a una galería de arte en Manhattan que confirmara la autenticidad de la obra. En 1999, el Museo de Bellas Artes de Houston adquirió el cuadro en 1,2 millones de dólares.

8.- La mujer del póster
Laura Stouffer estaba en una tienda de segunda mano en Summerville, cuando vio un “Shepherd’s Call”, una pintura también conocida como “Found”, el original se había producido en algún momento entre 1850 y finales de 1870, atribuido a no menos de tres artistas diferentes. Stouffer, un ex comerciante de antigüedades, reconoció de inmediato el “Found”. “Found” era un título profético, y debajo de la litografía, insertado entre el texto impreso y su soporte de cartón, encontró algo más raro: un poster original de la película clásica de 1930 “Window card” valorado en miles de dólares

No sé en realidad como llegaron estas obras a quedar ocultas en los lugares menos pensados pero seguramente sirvieron a las personas que los encontraron para cambiar sus vidas.

Así que si está pensando en botar algún cuadro o cualquier cosa que no parezca tener valor piénsalo dos veces y házlo ver por algún conocedor, quizá sea en realidad un tesoro perdido.

Fuente: Invertia Perú

Anuncios