De solo mirar estos rostros con formas de caras o rostros de gárgolas uno no para de asombrarse, sobre todo del material utilizado que es muchas veces algo tan simple y utilizado por todos nosotros pero que nunca se nos hubiese ocurrido hacer unas esculturas con tubos de rollos de papel higiénico.

El creador de estas obras es el artista francés Fritz Junior Jacquet, quien se describe como un “creador y escultor en papel”.

“El papel es sorprendente en su fragilidad, pero también complejo en su textura, elasticidad, con capacidad de absorber la luz y su memoria de ser doblado o arrugado.”

No cabe duda que el arte es maravilloso y los verdaderos genios pueden lograr cosas maravillosas de simples objetos de los que nunca nadie se hubiese podido acordar a la hora de hacer una obra de arte.

Vía | Dailymail

Anuncios