Cuando leí la noticia en realidad en un primer momento me hizo mucha gracia pero luego ví en ello algo que creo debe ser cosa de Dios. No sé porqué pero creo que esto debe ser reflexionado y analizado, ya que se trata de un cambio de actitud importante en la vida de un hombre ¿Realmente existe otro camino al que estamos llevando actualmente?

Lo que pasó es que un hombre entró a robar a un banco en Estados Unidos y una de las funcionarias se puso a llorar y rezar, haciendo que el ladrón se apene y juntamente a la dama se arrodille y se ponga a rezar; esto si es interesante, aunque la mujer le imploraba que se arrepienta y se entregue él no lo hizo por que tenía que llevar el dinero para alimentar a su hijo de 2 años, según las propias palabras del ladrón.

El ladrón agarró el dinero y se fue, hasta ahí eso me dió mucha gracia porque pensaba que él se había burlado pero luego al seguir leyendo me enteré que este luego se había entregado a la policía luego de ser reprendido por su madre.

Esto demuestra para mí, que esta persona no lo hizo por pura maldad sino que seguramente lo necesitaba, además al hacerle caso a su mamá, él demostró que le queda algo de respeto por la vida, aunque eso no le quita la pena que deberá cumplir por lo actuado.

Noticia | El Comercio

Anuncios