Muchas veces pensamos que somos lo máximo y nada nos puede pasar, nos creemos demasiado y no nos damos cuenta que en comparación con otras cosas se podría decir que somos insignificantes.

El mundo en el que vivimos solo es una pequeñísima parte del universo y en realidad es casi una nada en comparación con otros planetas, incluso nuestro sistema solar es pequeño comparado a otros existentes.

La vía lactea (galaxia donde se encuentra nuestro sistema solar) es tan inmensa que no se puede fotografiar a simple vista con solo una cámara, lo bueno es que desde la tierra si es posible observarla como una borrosa banda de luz blanca alrededor de toda la esfera celeste.

Y es así como el físico Axel Mellinger fotografió el cielo del sur de África, Texas y Michigan para conseguir una imagen de 648 mega píxeles de resolución, es decir lo suficientemente grande como para mostrar una Vía Láctea que ningún ojo humano hubiera podido contemplar desde un único punto de observación de la Tierra.

Esto se logró gracias a la superposición de casi 3000 tomas fotográficas distintas desde diferentes puntos de la tierra, un trabajo que duró 22 meses.

via_lactea

Vía | El Comercio

Anuncios