En la inmensidad del espacio infinito y oscuro existe un lugar que parece ser diferente y tiene todas las características de estar habitado; aunque en realidad no lo está.

Esta es la NGC 7023, o también llamada la Nebulosa de Iris, una inmensa nube de polvo de seis años luz de distancia, situada en la constelación de Cefeo, a 1.300 años luz de la Tierra.

Esta nebulosa es un grupo titánico de partículas, con tamaños que van de diez a cien veces más pequeño que un grano de polvo de la Tierra. No emite nada: NGC 7023 sólo refleja la luz de HD 200775, una superestrella de magnitud 7.

La Nebulosa de Iris fue descubierto en 1794 por Sir William Herschel, este es el primer plano tomada por la cámara del Hubble. Los científicos están ahora estudiando su composición, que está formado por un desconocido compuesto de hidrocarburos, usando la cámara infrarroja del Hubble.

Vía | Gizmodo

Anuncios